jueves, 4 de agosto de 2011

Festival de Lima 2011: Un mundo misterioso (2010) de Rodrigo Moreno

 

Proyecto hermético aunque fascinante a su manera: Un mundo misterioso (2010), de Rodrigo Moreno (El custodio, 2006) es una apropiación personal de la escritura de Antonioni, por parte de un director que ya había dado muestras de su afán de exploración de las debilidades existenciales que sustentan las vidas contemporáneas. Su protagonista, esta vez, es un alter-ego (Esteban Bibliardi) que un día es “terminado” por su novia. Este punto de partida nos lleva a una poética del devenir y el absurdo, muy en la órbita de Blow Up (1966), por ejemplo, aunque sin probables crímenes que puedan proveer de una dimensión más compleja a la cinta. El reparo que quizá pueda hacérsele a esta hipnótica odisea -donde las tramas se insinúan y se desmadejan con la misma fuerza temporal con la que se tensan los planos- es que la aparente pasividad o desinterés del personaje puede ser una excusa para un viaje que está al borde del ejercicio de estilo. Sin embargo, estamos seguros que este extraño paseo -con mucho de onírico e incisivo en su aparente vaciamiento- está destinado a permanecer y ser redescubierto.