jueves, 20 de septiembre de 2012

El secreto de Albert Nobbs (Albert Nobbs, 2011) de Rodrigo García



Esta es una nueva colaboración de Rodrigo García (Nueve vidas) con Glenn Close, quien además funge de co-guionista y productora del filme. Se trata, pues, de un proyecto tan o más personal de la veterana actriz, quien luego de sufrir un fuerte encasillamiento por parte de la industria, pareció haber encontrado en García a un cineasta capaz de aprovechar su versatilidad. 

En El secreto de Albert Nobbs, Close personifica a una mujer que, para sobrevivir en la Irlanda del siglo XIX, aparenta ser un mayordomo y supervisor del equipo de servicio de un hotel de Dublín. Habiendo vivido una vida circunspecta, los conflictos afloran cuando conoce a un hombre misterioso (Janet McTeer) que la hará reflexionar sobre su vida y perseguir sus sueños. Hasta aquí, la cinta genera expectativa dentro de una puesta en escena transparente –donde, como es habitual en las películas de época, se lucen los apartados de producción y ambientación–. Por otro lado, la actuación de Close (nominada al Oscar a mejor actriz principal), sutil y turbada –ajena a cualquier tic efectista–, ratifica las expectativas en su trabajo. Sin embargo, la cinta adolece de problemas en cuanto al conflicto principal, a la motivación romántica del excéntrico personaje que da nombre al filme, y al no explorar lo suficiente en su intimidad o identidad. El secreto de Albert Nobbs es una de esas cintas de ejecución demasiado prudente, que no llega a escarbar lo suficiente en las encrucijadas sugeridas por los entramados psicológicos y argumentales que plantea.(versión modificada del texto publicado en Somos,25/08/12)